Normas y Retos

Todo aprendizaje conlleva una lección la cual viene de la mano de alguna que otra lágrima y de algunos de esos momentos de rabia y desesperación que much@s de vosotr@s habéis sentido ¿pero sabes que es lo mejor? Lo mejor es luego decir orgullosa, lo hice, lo sufrí, fue una gran experiencia y aprendí.

Se suponía que mi familia me facilitaría prácticamente todo menos la comida. Elegí cocinar yo puesto que no sabría cual serían en realidad mis horarios. Se me daba una habitación con escritorio para estudiar y un armario, una despensa,  internet, ducha, lavarían mi ropa,….

Cuando volví a bajar Brenda me esperaba en el comedor. El comedor no era muy grande, tenía un sofá de 2-3 plazas, un sillón a juego con el sofá; en frente una tele mediana. A la derecha había una acceso de cristal a lo que parecía un patio. Yo estaba sentada en la mesa del comedor que estaba en una esquina justo al lado de la cocina, la cual no tenía puerta y tampoco era grande en exceso.

Brenda se encontraba en frente y se dispuso a comunicarme las normas que existían en esa casa. Entre otras, no podría comer en el sofá, sólo en la silla donde me encontraba sentada. Si quería internet debería pagar 5 libras semanales, la señal no sería lo mejor del mundo pero debía pagar por tenerla (cuando debía ser gratis), existían 2 puertas de entrada, una más externa y la otra interna, la interna se cerraría cada noche a las 00 y a mí se me facilitaban las llaves sólo de la primera por lo que si llegaba más tarde de las 00 no podría entrar en casa. Tendría un aseo en mi planta (la segunda) donde compartiría con otra persona que ya estaba allí, si quería ducharme tendría que ser en la primera planta, la suya. Eso sí, existían turnos ella iría primero, luego su marido y luego su hija y ya después yo. Ella podría lavar mi ropa, ya avisaría de cuando haría la colada pero si quería usar la secadora (puesto que en Londres llueve continuamente) debía pagar 5 libras más.

Cuando termino de decirme todo tuve que preguntar acerca de mi despensa ya que sólo había sido un recital de ESTO NO, ESTO NO, NO, NO, NO, NO, 5 libras…. entonces fue cuando pensó y dijo “Ah sí”, sin tenerlo previsto comenzó a buscar un lugar en su cocina donde poder hacerme un hueco. Lo logró, me señalo cual sería y también mi parte de la nevera (os podéis imaginar el tamaño).

Me dio las llaves, le pagué 5 libras y le pedí la clave de Wifi… sorprendentemente ella no la tenía, era su marido quien controlaba el tema y tendría que esperar a que el llegará a casa para poder tenerla, el llegaría tarde por lo que si no estaba yo cuando el llegara ya se me facilitaría al día siguiente.

310551_10150319382276100_2033485567_nSubí a mi cuarto, el cual podéis ver aquí una foto. Tenía una moqueta azul bastante sucia, no daba la sensación de ser limpia y no es que me hiciera mucha gracia andar descalza en ese suelo. No había escritorio, el armario estaba lleno de cosas de Brenda y su hija y no había mucho espacio, pero para mí lo más unnamedimpactante fue ver que no tenía pomo para cerrar y abrir mi puerta. La única seguridad que yo tendría en esa casa, con la que debía sentirme segura y dormir tranquila era un peso de una pesa para poder “juntar” la puerta, de hecho no llegaba nunca a cerrarse del todo.

Mi habitación estaba arriba del todo, ya os he dicho que era diminuta. Al salir a mi derecha había otra habitación y a mi izquierda el aseo que constaba de una pica y un váter pero nada de jabón o toallas.

Recuerdo sentarme en el rincón de la cama, llorando, muerta de miedo,  preguntándome que hacía yo allí y queriendo volver lo antes posible, me dije una y mil veces “ya sabía yo que no tendría suerte”. No sabía qué hacer, no conocía nada ni podría ir a ningún sitio puesto que hasta el día siguiente no iría a la academia por primera vez. Lo admito, estaba aterrorizada, muerta de miedo y bloqueada. Asumí que era lo que me había tocado vivir y lo que el destino había puesto en el camino. Irme sola a otro país no iba a ser fácil, esa situación se había dado por alguna razón. Y tendría que vivirla.

Hecha ya a la idea de la situación en la que estaba y de la familia con la que viviría, decidí ir a comprar algo de comida. Ante mí, otro nuevo reto,  ir al supermercado y lograr comprar algo sin saber el idioma. Puede que para ti no fuera un reto, pero es mi manera de ser y mi manera de moverme, cada día y cada cosa es un reto, cada paso, cada historia y cada aventura es un reto. Mi estancia en Londres se convirtió en uno continuo, del cual ahora me siento orgullosa de poder compartir con vosotr@s.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s